Si no visualiza las barras de navegación pulse refrescar
   
1   2
 
 
 
¿QUE SON LOS HUERTOS URBANOS?

Existe mucha confusión con los huertos urbanos si investigas verás que se aplica a conceptos y situaciones muy distintas.

Podríamos denominar a los huertos urbanos como aquel cultivo típico de huerta (verduras, frutales...), que se encuentra en cualquier zona pensada anteriormente para la jardineria convencional. Como ves es un concepto muy amplio que va desde quitar unas macetas donde tenia los geranios en mi terraza y poner unos tomates, a espacios generados en parque o zonas recreativas que de una forma integrada formar parte de la jardineria y permiten su aprovechamiento por parte de los vecinos que así lo soliciten, siendo estos responsables de su cuidado y mantenimiento. En este último caso la administración puede solicitar una cantidad simbólica, por parte del beneficiario (vecinos, asociaciones vecinales, ONGes).

Esta última opción ya es una realidad ya que las administracines locales aunque no muy concienciados con conceptos tales como la sostenibilidad y la ecológia (en su sentido más amplio), si lo están con sus presupuestos, viendo así una forma de gestión del espacio público más barata ya que reducen costes en la creación y en su mantenimiento posterior.

Por supuesto entre estos dos extremos caben dos conceptos muy claros huertos de autoconsumo de propiedad particular, y huertos realizados en espacios públicos y gestionados por administraciones generalmente locales, y por supuesto solucioes intermedias como por ejemplo comunidades vecinales que en vez tener un jardín convencional a optado por asignar una parcelita a cada vecino.

Este artículo solo pretende ser una ayuda para aquellos que se quieran iniciar si se quiere más profundidad, será a partir de soluciones concretas a problemas específicos que os vayan surgiendo una vez que hayais empezado, por un lado analizaremos mediante un ejemplo un proyecto de huerto urbano para un municipio, y por otro estudiaremos mediante una pequeña guia, qué infraestructuras necesitas (maceteros, mesas de cultivo), que tipo de sustratos debes utilizar y algún concepto básico como el riego, para montarte tu huerto en casa.

Vamos a ver algunos ejemplos donde se visualiza mejor lo expuesto anteriormente:

1. PROYECTO DE HUERTO URBANO EN UN MUNICIPIO MURCIANO.

La ubicación del proyecto es ideal para este tipo de actuaciones ya que se encuentra muy cercano al núcleo urbano, pegado además a un espacio natrural protegido y recorre el cauce del rio, además se hacía necesario una actuación ya que la zona actualmente estaba en desuso y abandonada y empiezan a observarse residuos y basuras, procedentes de vertidos ilegales, por todo ello se diseño un espacio que buscará la integracion del paisaje natural, cultural, y urbano de forma que se generen usos deportivos, recreativos, y se satisfagan demandas sociales con los huertos urbanos, integrandolo todo a nivel paisajista de forma que en la jardineria se han elegido plantas autóctonas de la zona y plantas de cultivo de la zona, que junto con los huertos urbanos proporcionan un paisaje cercano sin estridencias y respetuoso con nuestro patrimonio cultural, y natural.

Del total de la extensión del área recreativa 6,86 ha, se ha proyectado dejar para huertos 2 ha, suponiendo 526 huertos de muy diferentes tamaños tanto para personas solas, comunidades vecinales, o para cultivos distintos.

ESTADO ANTES DEL PROYECTO Y OBJETIVOS
SOLUCIÓN ADOPTADA

DESARROLLO DEL PROYECTO
ESTADO FINAL (Algunos ejemplos)

 

Consulta en tu Ayuntamiento ya que existen muchos que permiten la opción de gestionar huertos urbanos de diferentes tamaños, es una realidad ya en municipios como: Sevilla, Barcelona, Murcia, Alicante...

2. HUERTO URBANO PARA AUTOCONSUMO

Si por el contrario te apetece cultivar tus propios tomates en tu propio jardín o terraza, existen dos opciones, si dispones de tierra puedes diseñar un espacio cuadrado para tus cultivos; verduras como tomates, pimientos, pepinos o incluso frutales naranjos, granados, limoneros..., o bien si vives en un piso puedes utilizar maceteros. En este último caso el macetero es clave ya que no todos te van a permitir el cultivo desde aquí te recomendamos mesas de cultivo y tus cuidados deben ser intensivos, vamos que te vas a comvertir en un especialista.

2.1. Que necesito para montar mi propio huerto en casa.

Si relamente quieres puedes, no es necesario ni siquiera disoner de un jardín con terreno natural, ni siquiera una terraza muy grande a continuación te presentamos distintos formatos que te permitiran montarte tu huerto en casa.

Vamos a ver algunos ejemplos de formatos específicos en los que puedes cultivar:

Una de las más comunes son las mesas de cultivos, debes pensar que si usas mesas de cultivo no puedes utilizar tierra sino sustrato ya que esta última es mucho más ligera y tiene todo lo que tu planta necesita.

- Mesa de cultivo de madera (existen multitud de tipos mas altas y porfundas, modelos mini hasta en distintos colores ahi van algunos ejemplos).

- Mesa de cultivo galvanizada.

- Cajoneras de cultivo, son espacios delimitados donde poder cultivar, algunos ejemplos:

- Cajonera de cultivo de madera.

-Cajonera galvanizada.

- C.Elevada

Si dispones de poco espacio quizás puedas usar algún quit vertical.

-Quit de cultivo vertical simple.

.Quit de cultivo a base de maceteros.

 

 

2.2. El sustrato


El huerto urbano no tiene tierra, tiene sustrato. El sustrato es de origen 100% orgánico y contiene una mezcla de restos forestales y estiércol. Estos restos han sido sometidos a un proceso de fermentación que es conocido como compostaje y el producto que obtenemos se llama compost. La primera ventaja del compost o del sustrato orgánico es que tiene mucha más capacidad de almacenar agua y nutrientes que la tierra. Esto es fundamental ya que en nuestro huerto las plantas tendrán poca profundidad de sustrato para que las raíces busquen el alimento.

La otra diferencia importante es el peso. El sustrato orgánico pesa hasta tres veces menos que la tierra normal y, por lo tanto, carga mucho menos la mesa y la terraza. No debemos poner nunca tierra en la mesa de cultivo ya que no está diseñada para soportar tanto peso.

Te puede resultar interesante como realizar tu propio compostaje.


2.3. Producir para autoconsumo


Primero debemos tener en cuenta que queremos producir para el propio consumo. Por lo tanto, si cada semana comemos una lechuga, cada semana debemos plantar una lechuga. Si quisiéramos plantar muchas lechugas nos encontraríamos en el momento de la recolecta que no sabemos que hacer y se nos estropearían. A esto se le llama escalonar la producción. En algunas plantas no es necesario escalonar la producción ya que se pueden hacer conservas o por qué ya producen escalonadamente, como por ejemplo la tomatera.

Otro concepto importante para conseguir el máximo rendimiento es la sucesión. Por ejemplo sembramos una semilla de rábano y, al lado una planta de lechuga y una planta de tomate. El rábano crece rápidamente y se coge en 30 días. Después de coger el rábano, la lechuga empieza el máximo desarrollo y lo cogemos después de 60 días, justo cuando la tomatera empieza hacer fruto y sombra. Así pues, conseguiremos que los tres cultivos no se molesten entre ellos durante una parte importante del ciclo y aprovechamos al máximo la superficie. Decimos que se van sucediendo. Esto es uno de los trucos para conseguir el máximo rendimiento de poca superficie. El cultivo en sucesión se puede considerar una variedad del policultivo. Para planificarlo debemos de tener en cuenta la tabla de compatibilidades entre cultivos.

Te puede interesar:

La asociación de cultivos.

Siembra

Trasplante.


2.4. Duración del ciclo


La duración del ciclo es el tiempo desde que plantamos o sembramos hasta que podemos hacer la recolecta. El tiempo que damos es una orientación y puede variar según diferentes factores.

El primer factor es la variedad. De una misma hortaliza podemos encontrar muchas variedades diferentes con ciclos más cortos o más largos. Nosotros siempre aconsejamos las variedades de ciclos más cortos ya que para el reducido espacio de nuestro huerto será más divertido sembrar y recolectar rápidamente.

Otro factor importante es la temperatura. La misma planta crecerá y madurará mucho más rápido si hace calor que si hace frío. Además, la temperatura de las mesas de cultivo siempre variará más que la que tendrían en el suelo debido a la poca profundidad del sustrato. Por lo tanto, en el verano las raíces tendrán más calor y en invierno más frío que si fuesen cultivadas en el suelo. Esto hace que los ciclos de cultivo de las hortalizas sean un poco más cortos en época de buen tiempo y, al mismo tiempo las raíces son más sensibles a las heladas del invierno que no en el cultivo de tierra. Para saber el momento de recolectar una verdura es necesario que aprendamos a observar la planta y reconocer su momento óptimo.

 

2.5. Como regar


El riego es posiblemente la clave más importante para el éxito de nuestro huerto. Como las plantas tienen poca profundidad de sustrato el agua se agota con facilidad. Gracias al sistema de riego por goteo y al programador de riego podemos regar con precisión. Primeramente se debe ajustar la cantidad de agua del riego. Esto se hace programando el tiempo que dura el riego. También se puede cerrar un poco el grifo para conseguir menos cantidad de agua. Sabremos que el riego ha finalizado cuando comience a salir agua por debajo de la mesa. Normalmente será necesario sólo unos 30 segundos de riego.

¿Cada cuando se debe regar? Esto depende de la época del año y de la cantidad de plantas que hay en el huerto. Al principio deberá observarse el sustrato para saber si está muy seco o todavía está húmedo. Si observamos que las plantas se marchitan quiere decir que hemos esperado demasiado y ya deberíamos de haber regado. Seguramente no se morirán por falta de agua pero no crecerán tanto y, por lo tanto, la cosecha será menor. En pleno verano y con el huerto en pleno funcionamiento puede ser necesario regar dos o tres veces al día.

 

2.6. Como abonar.


Las plantas se alimentan de los nutrientes minerales que hay en el sustrato y que extraen mediante sus raíces. Los nutrientes que necesita en más cantidad son el fósforo, el nitrógeno, el potasio y el magnesio. A éstos se les llaman macronutrientes. Pero hay otros nutrientes que también son necesarios para la planta pero en menor cantidad. Son los micronutrientes entre los cuales está el manganeso, el boro, el cobre, el molibdeno y el hierro.

El sustrato del huerto urbano contiene estos nutrientes y, por lo tanto, no será necesario añadir ningún abono. Ahora bien, después de unos meses de cultivo los nutrientes se agotarán, no solo porqué las plantas los consumen, sino también porqué algunos se lavan con el exceso de agua del riego o con la lluvia. Entonces será el momento de añadir más compost. Esta operación se suele hacer dos veces al año y no hace falta sacar el sustrato para añadirle más ya que el volumen del sustrato de nuestro huerto habrá disminuido lo suficiente debido a la compactación y a la oxidación. Podemos aprovechar el momento de añadir el compost nuevo para revolver todo el sustrato.

También es posible utilizar abonos químicos que venden en jardinerías pero desaconsejamos este sistema ya que el compost es una fuente de nutrientes más natural y muy equilibrada para las plantas.

Siguiente artículo

Control de Plagas

 
Ir a INICIO